• A propósito de la visita de Mick Jagger

    Mick JaggerPor Diana León

    Doctora en Psicología Clínica y de la Salud.

    Leí un artículo publicado en La Tercera (5 de Febrero, 2016) sobre Mick Jagger a propósito de su concierto en Chile y de cómo hace una persona a sus 72 años para mantenerse vital y aguantar la rutina de los conciertos y de permanecer 2 horas en un escenario, no solamente cantando sino bailando y desplegando la energía a la que los Rolling Stones nos tienen acostumbrados.

    Una vez más se comprueba que no existe magia ni es solamente causado por una genética privilegiada, sino que se trata de adoptar un estilo de vida sano. Adoptar un estilo de vida sano juega un rol trascendente en la adultez mayor, pues influye directamente en la calidad de vida de las personas mayores pues previene las alteraciones funcionales, y las enfermedades crónicas (OMS, 2012).

    En efecto, Jagger habría abandonado las drogas al menos hace 20 años atrás, según relata la nota, se alimenta sano (consume palta!, come proteínas de alta calidad y carbohidratos complejos), descansa lo necesario, usa cremas para su rostro (ya que son importantes los filtros UV), pero por sobre todo hace mucho ejercicio físico diario. La actividad física es clave para el logro de un envejecimiento saludable. Es más, las personas mayores que son activas físicamente tienen una menor probabilidad de desarrollar problemas como obesidad, presión arterial elevada, osteoporosis, diabetes, depresión, cáncer de colon (Del Águila, 2012). Adicionalmente el ejercicio es capaz de mejorar nuestro estado de ánimo, ayudando a reducir el estrés aumentando el grado de energía y mejorando así la productividad de la persona, en definitiva nos permite ser más felices (Lyubomirsky, S. (2008). Esto último debiese ser considerado a la hora de diseñar programas de prevención en depresión.

    Finalmente, a pesar de que no se menciona en el citado artículo, se deben considerar los recursos familiares y comunitarios; porque está comprobado que el apoyo social ayuda a mejorar su nivel de salud y calidad de vida.  De hecho la participación y la vida social, se conocen como potentes factores que median hacia el logro de una buena calidad de vida (Pontificia Universidad Católica de Chile, 2013). Sin embargo a pesar de la omisión al respecto del artículo, uno bien podría deducir que la participación social es vital para esta banda, baste pensar que ellos en vez de jubilar con todo el dinero que ya deben sumar por los años de trayectoria, siguen dedicando tiempo a cantar. Y yo me digo a mí misma que la clave está comprobada: la prevención efectivamente permite mejorar nuestra calidad de vida, permite el logro de un mayor bienestar subjetivo, de una mejor salud general y de una mejor salud mental.

    Me detengo en este último punto: la salud mental, un aspecto considerado como crucial toda la vida y aún más en la adultez mayor. Tener una buena salud mental permite vivir con un buen estado de ánimo general (manteniendo alejada la depresión y sus costos asociados), dedicarse al desarrollo de actividades placenteras, gozando de una vida social activa, enfrentando mejor la enfermedad, en tanto permite un óptimo funcionamiento de nuestro sistema inmune, entre otros aspectos. Prevenir en salud mental, debiese formar parte de las políticas públicas e invertirse más recursos ya que toca nuestra vida y la de quienes nos rodean por entero. Lo que nos lleva a pensar en un aspecto más profundo que en definitiva se vincula estrechamente con la salud mental y es la importancia del disfrute de la vida (algo que al parecer los Rolling Stones hacen bien!) en la adultez mayor, con realizar actividades significativas, con seguir persiguiendo metas y encontrar un nuevo sentido a la vida que tenga que ver con la trascendencia, con poder dejar un legado. Y esto se puede lograr a una escala más modesta, sin la grandiosidad de estrellas del rock, sino en lo cotidiano, al permitirnos hacer una reflexión que permita conocernos, entender a la vejez como una nueva etapa del desarrollo que tiene posibilidades, desafíos, pérdidas y también ganancias. Comprender que tras una vida de trabajo, de orientación hacia “afuera”, viene un período en que se nos presenta la oportunidad de vivir hacia “dentro”, encontrándonos a niveles más profundos, y entendiendo que la vida es bueno disfrutarla. También es nuestra tarea el elegir ser feliz, con otros y en soledad, con más años, con más tiempo libre y mayor claridad mental en términos de prioridades, con las mismas ganas de hacer cosas, los mismos sueños. Entonces, convengamos en que se puede llegar vital a la adultez mayor, que conviene practicar la prevención a todo nivel y que conviene disfrutar de la vida y encontrar un propósito o sentido; tarea única y particular para cada uno de nosotros.

     

    Bibliografía revisada

     

    1.-Arechabala, M. (2007) Promoting health and active aging. . 08/02/2016, de sitio web: Medwave.

    http://www.medwave.cl/link.cgi/Medwave/Enfermeria/Enfgeriatrica/3/2738

    2.-Del Águila, R. (2012). Promoción de estilos de vida saludables y prevención de enfermedades crónicas en el adulto mayor. 08/02/2016, de Organización Panamericana de la Salud. Sitio web:

    http://www.paho.org/blogs/chile/?p=111

    3.- Del Real, A. y Vergara C. (2016). La disciplina de Jagger: cómo el cantante mantiene su vitalidad. 12/02/2016, de sitio web La Tercera.

    http://www.latercera.com/noticia/entretencion/2016/02/661-667148-9-la-disciplina-de-jagger-como-el-cantante-mantiene-su-vitalidad.shtml

    4.- Lyubomirsky, S. (2008). La ciencia de la Felicidad. Barcelona. Edit. Urano.

    5.- Pontificia Universidad Católica de Chile (2013). Tercera Encuesta de calidad de vida en la vejez. Chile y sus mayores. Santiago. Ediciones UC.

    6.- Organización Mundial de la Salud. (2012). Innovaciones para un envejecimiento sano: comunicación y cuidados. 12/02/2016, de Boletín OMS Sitio web: http://www.who.int/bulletin/volumes/90/3/12-020312/es/